Alimentación
¡¡Qué rico!! Ñam ñam!!

Desde el primer día, la lactancia materna es la forma más natural de alimentar al bebé. Sin embargo, hay ocasiones en que las madres no pueden dar el pecho por diferentes motivos, tanto físicos como ambientales. Pero eso no debe desanimarte, es un error pensar que esto puede disminuir el contacto con tu bebé, ya que la lactancia artificial puede ser igual de satisfactoria tanto para ti como para el pequeño. Puedes hacer de la alimentación un momento de intimidad y afecto, un vínculo fundamental para el desarrollo óptimo del niño. Es importante que le transmitas seguridad y ternura, cogiéndole entre tus brazos, hablándole, acariciándole, como lo harías amamantándolo.
Nuestros productos para la ayuda a la alimentación de bebé ofrecen una calidad óptima, tanto en materiales como en funcionalidad, resultado de los últimos estudios e investigaciones científicas.