Volver a lista consejos
Sus primeras normas… ¿Por dónde empiezo?

Los límites son necesarios para el crecimiento del pequeño. Es la mejor forma de protegerle y de enseñarle a frustrarse. Desde pequeñitos pueden aprender que no todo en la vida se puede hacer y que no siempre se consigue…


Para aprender sobre límites es necesaria una autoridad que los ponga y que vaya marcando pequeñas normas durante los primeros años de vida. Las normas las iremos adaptando a la evolución del bebé.

HASTA LOS 18 MESES
Hasta los 18 meses los pequeños no tienen la capacidad de entender porque les ponemos límites y pequeñas normas. No podemos exigirles pero si podemos ir estableciendo pautas:

-Rutinas positivas: Como cuando toca baño o los horarios respecto al sueño o la comida.

-Protección: estamos pendientes del pequeño porque depende 100% de su cuidador. Debemos advertirle de los peligros que le rodean.

A PARTIR DE LOS 18 MESES
Empieza a tener capacidad para entender razonamientos sencillos y podemos empezar a contestar a sus “porqués” respecto a las normas. No podemos basarnos en planteamientos abstractos pero sí sencillos:

-Inculcar modales con ejemplos concretos: Valorando positivamente la educación de su alrededor podremos hacerle ver qué son los buenos modales. Cuando la cajera dice gracias o cuando el vecino dice “buenos días”.

-Encajar las normas con su carácter: Si nuestro pequeño es tímido no le obligaremos a saludar a todo el mundo pero si valoraremos que susurre “hola” o “gracias”.

-En la mesa: se pueden ir incorporando modales desde pequeñitos. Por ejemplo, que en la mesa se come sentado y que uno no se levanta hasta que ha acabado. Que en la mesa no se ponen los pies y tampoco se canta.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.