Volver a lista consejos
¡Qué comer fuera de casa sea un éxito!

Los peques son unos comensales particulares, son repetitivos en su elección de alimentos, se ponen nerviosos y se agobian si tienen hambre. Pero te traemos unos consejitos para intentar prevenir algunas de sus reacciones….


1- Probar con una merienda fuera de casa para ver que tal se adapta a las comidas fuera de casa, un zumo o unas magdalenas.

2-.Respeta sus horarios. Si sales a comer fuera que coma a la misma hora que come en casa. La rutina le ayuda a mantener un orden.

3-.Los modales en la mesa. En casa hay que educarlos para que cuando salgan fuera estén preparados. No jugar en la mesa, coger bien los cubiertos y no hacer ruido son algunos de los elementos a tener en cuenta.

4-Reserva la mesa. Las colas nos cuestan a los adultos, imagínate un peque que tiene hambre… Así que si puedes reserva la mesa.

5-. Intenta encontrar restaurantes que tengan servicios para niños. Por ejemplo, una trona. También hay que ofrecen recursos como colores para pintar, juguetes o globos. Lleva un juguete con él que no sea ruidoso. También su libro de colorear. Cuanto más distraído esté más aguantará.

6-.Mesa grande: para que no se agobie y sobre todo comida que le guste. Si hay menús infantiles siempre están pensados para los peques; son más divertidos y las porciones son pequeñas. Si no váis de menú: intenta evitar la clásica hamburguesa y las comidas con grasa. En la carta se puede encontrar productos variados y que a los niños les gustan: macarrones, patatas, bistec o escalopa y si de postre puedes darle una fruta, la comida habrá sido un éxito.

7-.Piropéale. Si se ha portado bien recuérdale lo contento que estás y alaba su buen comportamiento en la mesa.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.