Volver a lista consejos
¡Estamos listos para dormir en la cama!

Ha llegado el momento. Hemos tenido al bebito durmiendo en la cuna y ahora queremos pasarlo a la cama. Si la cuna ha estado en la misma habitación donde tu dormías lo mejor sería probar qué tal se adapta a la independencia. Piensa que es importante que se acostumbre a dormir solo porque es otro de los pasos que hay que dar para que vaya madurando.


El paso de la cama a la cuna depende de la madurez y el tamaño del pequeño. No hay una edad concreta para hacer el cambio pero los dos años es una buena edad para que empieces a prepararlo. Transmítele tu alegría porque ya es mayor y ya puede dormir en una cama solito.

En la cama el peque ganará independencia. Tiene libertad para levantarse y desplazarse por la casa, mientras en la cuna está protegido de manera que no puede salir.

Antes de dar el gran paso es importante que nuestro hijo tenga unos buenos hábitos de sueño


Algunos truquillos….

-Para saber si es el momento observa si el peque ya puede escalar y saltar fuera de la cuna. Si es así ha llegado el momento del cambio.

-Uno de los secretos es que se sienta seguro y eso está en vuestras manos y en lo que le transmitáis. Si la cama está adaptada a su peso y a su tamaño y si la decoras con elementos que sean de su agrado… ¡mejor que mejor!

-Para que los papis estéis tranquilos y el bebé seguro lo mejor es que utilicéis algún tipo de sistema que lo proteja como por ejemplo las barreras de seguridad o algún tipo de sistema que te avise si el peque sale de la cama. Otra opción, para bebés muy movidos, es colocar cojines a los pies de su nueva cama, por si se cayera evitar que se hiciera daño o se asustara.

-La cama no puede ser muy alta y tampoco tener esquinas salientes.

-Tampoco es recomendable que esté cerca de una ventana a la que tenga acceso o enchufes que no estén protegidos.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.