Volver a lista consejos
Elige bien el momento para quitarle los pañales

Seguro que ganas de ver a tu hijo sin pañales no te faltan, pero no te precipites.
Para dar este paso decisivo, es preciso que esté preparado física y psicológicamente. Es posible que hacia los 18 meses ya lo esté, aunque lo más habitual es que sea entre los 24 meses y los dos años y medio.


¿Cómo darnos cuenta de que ya está preparado?

Podemos empezar por fijarnos si el niño percibe las sensaciones físicas antes de hacer pis o caca. Por ejemplo, si cambia de cara o se aísla un poco para hacer poder hacer sus necesidades. Hay que tener en cuenta que los bebés suelen empezar a controlar sus necesidades durante el día y puede que pasen meses hasta que le puedas quitar el pañal por la noche.

También es una buena señal que se sienta incómodo con el pañal sucio y que entienda la diferencia entre estar seco y estar mojado, puede incluso que pida que se lo cambien. Si mantiene cierta regularidad, es decir, que una vez cambiado sea capaz de mantenerse seco durante un par de horas posiblemente empiece a estar preparado.

A veces, empiezan por imitar a los adultos en el uso del cuarto de baño. Muestra deseos de ser mayor. De hacer cosas solo y de agradar a los papás aprendiendo los nuevos hábitos. También pueden expresar sus deseos de sentarse en el orinal verbalmente.

Para animar a tu niño a usar al orinal es recomendable que sea de su agrado y que se familiarice con él. Por ejemplo, que juegue con sus muñecos en el orinal.
Si suele hacer sus necesidades a una hora concreta siempre lo puedes invitar a que utilice el orinal y si vosotros lo hacéis junto a él por imitación también lo hará.
Y sobre todo, nunca hagas que las estancias en el baño sean un castigo. Intenta que sean cortas y repetidas y siempre mostrar satisfacción aunque el orinal esté limpio.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.