Volver a lista consejos
5 juegos divertidos para mejorar las habilidades del pequeño

Para potenciar las cualidades de nuestros pequeños unos truquitos y actividades divertidas que ayudan a crecer el pequeño genio que llevan dentro...


1-. Leer un libro interactivo: Con este tipo de libros los bebés sienten curiosidad sin ni siquiera saber leer. Los de gran colorido, con dibujos acordes a su edad, que sean fáciles de abrir y mantener abiertos.

2-. Jugar a juegos de fichas o preguntar por detalles que han visto. La memoria es una capacidad cognitiva superior en la que se apoyan múltiples operaciones y estos ejercicios son buenos para mantenerlos activos.

3-. Enseñarles los números. Para empezar a mostrarle la aplicabilidad de los números podemos recurrir a sencillos trucos como ir contando los escalones del portal. Con el paso del tiempo aumentaremos en dificultad.

4-. Jugar con el tacto. Podemos vendarle los ojos para que descubra objetos mediante el tacto. Podemos empezar con sus juguetes favoritos, aumentando la dificultad en función del éxito.

5-. Ponerles música. El sentido auditivo aumenta el potencial eléctrico del cerebro., mejorando la psicomotricidad y equilibrio. Se puede utilizar la música como fuente de relajación, mejora en el humor.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.