Volver a lista consejos
Lactantes y niños: las mejores prácticas para alimentarlo

¿Sabías que los niños comen más cuando se les ofrece una dieta variada que cuando es monótona? Hasta los 6 meses puedes considerar la lactancia exclusiva para su alimentación siempre que el pequeño progrese adecuadamente, pero más adelante la dieta tiene que adaptarse a su ciclo vital. Te presentamos las mejores prácticas en alimentación para lactantes y niños pequeños hasta los 24 meses.


Nacimiento
El protagonismo recae en el contacto entre la madre y el bebé, sea cual sea la forma de alimentación y el lugar donde haya nacido. El bebé busca el contacto constante con su progenitora. Buscará y explorará el pecho.

Primeros días de vida
Los bebés querrán tener acceso al pecho constantemente durante los primeros días. Es completamente normal que lleguen a pedirlo hasta 12 veces o más en tan sólo 24 horas. En caso de que hayas escogido la lactancia con biberón será importante que encuentres una tetina que tenga un flujo lento, para evitar que se atragante y que tenga un sistema que no permita la entrada de aire para evitar la infección de oído. Le darás alrededor de 8 biberones al día.

El primer mes
Hasta que cumpla su primer mes de vida el bebé tiene que ganar unos 200 gramos por semana. Si no es así, los médicos tienen que evaluar la eficacia de la lactancia y proponer métodos de alimentación alternativos.

Del 1º al 6º mes
Alrededor del 6º mes, notarás que el bebé ya muestra interés por los sólidos ,pero también por el pecho. Lo importante es vigilar su peso y talla para comprobar que su ritmo de crecimiento es el adecuado.

Después de los 6 meses
Se tienen que introducir nuevos alimentos (purés, triturados, semisólidos) y los alimentos que ya son familiares, es decir, la dieta variada y equilibrada de la familia con alguna adaptación. No obstante, algunos niños pueden ser incapaces de digerir ciertos alimentos. Hay que intentarlo y a la octava o novena vez se acostumbrará al sabor.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.