Volver a lista consejos
Infinitos mimos para los primeros días de guardería

Después de tantos meses juntos ahora llega el primer momento de separación del niño respecto a sus papás y su casa. Aunque parezca difícil, el “vacío” afectivo que se crea durante las horas del día lo ocupan rápidamente sus compañeros de clase y las educadoras.


El asistir a la guardería es un momento importante y delicado para tu hijo porque por primera vez sale del “nido” doméstico para conocer por él solo el mundo exterior. Lo que exige un proceso de adaptación suave y progresivo. Porque una adaptación gradual es la clave para evitar el exceso de estrés.

¿Cuánto dura la adaptación?
La aclimatación a la guardería suele durar un par de semanas. La ansiedad por separación la sufren tanto los niños como los papás, aunque sobre todo las mamás. Las nuevas costumbres también son difíciles de aceptar para la mamá, que puede dejarse llevar por sentimientos de culpa por haberle abandonado. La adaptación progresiva junto a un buen conocimiento de lo que pasa en la guardería nos hace más llevaderos estos sentimientos.

¿Cómo funciona la adaptación?
En general, el primer día, el niño entra con la mamá, papá o el abuelo y su presencia se alarga durante una hora, aproximadamente. El segundo día, se reduce el tiempo de estancia a un cuarto de hora. Cada vez, la permanencia en el centro del niño aumenta, mientras el adulto se aleja durante periodos de tiempo cada vez más largos. La primera comida se puede hacer en compañía de la figura de referencia, pero poco a poco el peque empezará a vivir nuevas experiencias, como comer solo o dormir la siesta en la guardería.

Cada niño es único
Cada niño tiene su propio periodo de adaptación. Hay quien desde el primer día se siente como en casa y no derrama ni una lágrima, pero también está el niño que necesita más tiempo para habituarse al cambio.

Muchos mimos al acabar el día
El hecho de estar fuera de casa provoca en los niños un aumento de estrés. Durante los primeros nueve días en la guardería los niños están viviendo un periodo de adaptación que puede ser duro y provocarles cierta ansiedad. Por eso, los expertos recomiendan que cada día al volver a casa se le mime, evitando así que empiece el nuevo día sobreexcitado o nervioso. La lejanía de mamá y del hogar hay que compensarlo con un extra de mimos y atenciones, cuando vuelve a casa. Las manifestaciones de amor y la abundancia de mimos tienen el poder de tranquilizar al niño y de convencerle de que en su mundo todo va bien.


Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.