Volver a lista consejos
Diez Consejos para Ir de Compras con Niños

Cuando vamos de compras existen muchas ocasiones en las que nuestro hijo nos acompaña. Ir a un centro comercial o incluso al supermercado puede ser divertido pero también puede resultar agotador. La mayoría de las ocasiones no nos damos cuenta de si el pequeño está realmente cansado o es que simplemente reclama un poco de atención. La psicóloga canadiense Jan Hunt, directora del proyecto The Natural Child Project nos ofrece 10 consejos para ir de compras con Niños.


1. Los niños tienen límites
Si vas de compras con tu niño, tienes que estar pendiente de sus necesidades ¿Está cansado, hambriento, hay demasiado ruido, necesita aire fresco o un abrazo tranquilizador?

2. Los niños son curiosos por naturaleza
Así es como aprenden sobre el mundo que les rodea. No lo regañes si quiere examinar un objeto atractivo para él. Ayúdale a que lo sostenga o enséñale a que a veces las cosas se pueden mirar pero no tocar. Sólo compartiendo el interés que el niño tiene ya le estás ayudando a crecer.

3. Ir de compras con bebés…
Ir de compras con un bebé puede ser mucho más fácil si se hace después de darle de comer. En general, los bebés están más contentos cuando los llevamos cargados. Una bandolera o mochila porta-bebés usada por uno de los padres puede dar mucha comodidad y seguridad emocional. Un juguete puede ayudar al bebé a sobrellevar las inevitables pérdidas de atención por parte de los padres, pero recuerde parar un momento para decirle palabras dulces, realizar contacto visual y abrazarlo.

4. Ir de compras con párvulos…
A los párvulos se los puede empezar a incluir en decisiones. Los niños de todas las edades disfrutan y aprecian el ser capaces de tomar decisiones por sí mismos. También puede ser útil llevar un zumo, un bocadillo preferido, y un libro para pintar. Estar rodeados por una multitud de adultos puede ser intimidante para los niños pequeños, especialmente cuando las tiendas están llenas.

5. Ir de compras con niños mayores…
Un niño mayor puede ser de gran ayuda si se lo aborda con un espíritu divertido. Podrías llevar fotografías de alimentos de una revista, por ejemplo, y el niño puede ayudar a localizar los objetos.

6. Evitar las multitudes
Ir de compras justo antes de la cena, cuando las tiendas están llenas, y los padres y niños están cansados y hambrientos, puede ser muy estresante. Intente ir de compras en la mañana o primeras horas de la tarde en los días de semana.

7. La fila para pagar puede resultar desafiante…
Cuando llegamos a la cola del cajero vemos todos aquellos seductores y coloridos paquetes de chicles y caramelos que resultan ser un verdadero desafío, especialmente cuando estamos cansados y hambrientos. Llevar un bocadillo es una buena alternativa.

8. Cuando necesitas decir “no”…
La parte más importante de decir “no” es comunicar al niño que estamos de su lado. Como decía el educador John Holt, “No hay razón por la que no podamos decir ‘No’ a los niños de una forma tan amable como si estuviésemos diciendo ‘Sí’”.

9. Si has llegado a tu límite…
Si llegas al límite de tu paciencia y energía, podrías alejarte un poco de la multitud y tomar aire fresco. Os puede ir muy bien.

10. Si tus niños llegan al límite…
Si, después de intentar varias de las sugerencias previas, tus hijos han ya no pueden más: respétalos!! Las compras pueden esperar; un niño exhausto


http://www.naturalchild.org/jan_hunt/shopping.html
Últimos consejos
Platos divertidos para una dieta más variada Platos divertidos para una dieta más variada
La presentación del plato también cuenta para que los niños se alimenten bien. Así lo han concluido un equipo de especialistas después de comprobar que cuantos más colores y más variedad contenga un plato mejor se lo comen. El experimento permitió demostrar que incluso la posición de los alimentos influye en lo apetecible que resulta para los más pequeños. Si se pueden observar seis colores diferentes en un plato, los niños se lo comen mejor.
Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar. Sí a las actividades extraescolares, pero sin abusar.
La mayoría de niños no finaliza su actividad diaria con la jornada escolar, sino que acude a clases extraescolares, que en ocasiones pueden suponer un estrés para el pequeño.