Volver a lista consejos
La ilusión crece, se acercan los Reyes...

La Navidad es la época favorita de muchos niños sobre todo cuando se acerca el día de los Reyes Magos y la magia se cuela en todos los hogares. La ilusión se refleja en la cara de los pequeños aunque si nuestro hijo todavía es un bebé de pocos meses no disfrutará de la misma manera y tendremos que ir con cuidado para no agobiarle demasiado.


Si nuestro bebé tiene pocos meses puede que al ver tantas caras nuevas se sienta algo inquieto. Seguro que se pasa toda la jornada de brazo en brazo y se convierte en el centro de atención, lo que le puede generar algo de confusión. Si lo encuentras molesto, apártale del tumulto para tranquilizarle y respeta su horario de sueño habitual. No le pasará nada por dormirse más tarde, pero si lo ves irritable más vale dejarlo descansar.

¿Qué le regalo?

A los peques les suele gustar mucho más el envoltorio que el juguete en sí. Les gustarán los adornos del árbol y del belén, las luces, la cabalgata y los villancicos. Aunque pensemos que no se enteran de nada, los colores brillantes, los adornos llamativos y la música navideña estimulan sus sentidos.

Es importante convencer a la familia y amigos de que no hace falta que nos inunden la casa con regalos. Lo importante es que sean objetos útiles tanto para el bebé como para vosotros; ropa que necesite, artículos de puericultura que aún no tenga o algún juguete adaptado a su edad.

Los mejores regalos son los que estimulan los sentidos, con colores básicos, texturas y sonidos diferentes, también los que estimulan el movimiento, el gateo y los giros. Nunca olvides comprobar que cumplan todas las normas europeas de seguridad.

Algunos consejos…

Despeja la casa de los posibles riesgos, ya sabes que los pequeños se dedican a patrullar en busca de novedades. Ten cuidado con los objetos o alimentos que puedan producir atragantamientos (peladillas, piezas pequeñas del belén o adornos del árbol). También hay que tener en cuenta las velas encendidas o los manteles que cuelgan de las mesas y que pueden ser arrullados por el pequeño explorador.

Por cierto, la noche antes de que vengan los reyes acuérdate de alimentar la ilusión dejando bajo la ventana comida para que no tengan hambre sus majestades, un poco de agua para los sedientos camellos y para que no se olviden de nada coloca la copia de la carta con las peticiones de regalos en los zapatos. ¡Te deseamos pases una noche encantada!


Últimos consejos
Protege al bebé del sol Protege al bebé del sol
En verano estamos todo el día al aire libre así que debemos proteger al bebé con fotoprotectores adecuados y con gorros, gafas e incluso camisetas o ropa holgada.
Seguridad en la carretera con tu bebé Seguridad en la carretera con tu bebé
¿Vais a hacer un largo viaje con tu coche y el bebé? Te damos algunas claves para que todo vaya sobre ruedas….